acerca de "Los pies, la cabeza y el corazón de Evo Morales"

Isabel Rauber escribe sobre el gasolinerazo boliviano un interesante artículo que llama Los pies, la cabeza y el corazón de Evo Morales. En él llega, creo yo, a lo nodal del problema: la relación de un gobierno popular con las masas.
A partir de ese punto, escribo algunas reflexiones que el artículo me despertó.

----------------------------
La primera parte de la nota me parece correcta, porque creo que pega en el clavo de lleno: "Bienaventurado sea el gasolinazo si se transforma en sacudón político, en punto de inflexión capaz de revertir la creciente tendencia superestrutural gubernamental a decidir desde arriba sin contar con los de abajo"

...pero después escribe con ingenuidad: "Y en un acto de humildad que evidencia tanto su gran sabiduría como sus raíces, Evo rectificó. Y repasando su promesa de Tihuanaku, retiró los decretos y reiteró su decisión de “mandar obedeciendo” (...)"
y luego afirma que
"el pueblo (...) habló (¿habló?) con su líder en su lenguaje de resistencia y lucha, y Evo respondió como militante. (...) escuchó y comprendió el mensaje de sus compañeros/as y raudamente derogó las resoluciones y decretos, y volvió a poner el la agenda política gubernamental un tema clave: gobernar para el pueblo implica gobernar con el pueblo. Y con ello Evo alumbraba otra lección: para impulsar una revolución desde abajo, no basta con “tener espaldas”, sino los pies en la tierra, el corazón en el pueblo y la cabeza clara de sus responsabilidades como gobernante revolucionario capaz de concertar a los pueblos a protagonizar su historia."


y acá mi duda, porque si el "nudo gordiano estratégico de los procesos revolucionarios no radica en la pertinencia de las resoluciones gubernamentales ni en la sabiduría de los gobernantes y su entorno, sino en la voluntad popular, en su conciencia y organización para participar en las definiciones y soluciones, impulsarlas y sostenerlas." creo que la pregunta central que se desprende del gasolinerazo es
¿cuanta confianza tiene Evo en la voluntad popular? 
¿porque existe está "creciente tendencia superestrutural gubernamental a decidir desde arriba sin contar con los de abajo"? 
¿Evo está sintiendo que el movimiento de masas le ata las manos? ¿siente que le molesta para gobernar?

Porque no es cuestión de  "Impulsar revoluciones desde los gobiernos". La participación debe ser exigida desde abajo y no concedida desde arriba. Entonces es cuestión de definir cuales son las preguntas que el movimiento de masas debe hacerse para forjar esa participación. 

Tal ves la autora tema que estas preguntas siembre dudas "peligrosas", pero entonces... ¿es que el pueblo necesita una verdad edulcorada que garantice que haga lo correcto y no se equivoque?

Toda la valorización de la participación popular que hace la nota ("Las revoluciones son idénticas a la participación protagónica de sus pueblos; directamente proporcionales a ella.") me parece correcta y creo que hecha luz sobre lo que hay que hacer y decir.
Pero esta primera parte es contradictoria con el miedo a críticar demasiado a Evo, porque no se trata sólo de que Evo halla "alumbrado otra lección", como si con eso el problema ya no existiera más. El pueblo también debe aprender lecciones, y para eso necesita, repito, hacerse las preguntas correctas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Fuentealba y el control de la calle

La educación pública como eje central de la política de la izquierda.

Un buen tipo